←kandr3sTinta en las Cintas

Nick Drake: La fama es solo un árbol de frutos

Nick Drake

Nick Drake tenía tan solo 21 años cuando su álbum debut, Five Leaves Left, fue editado en 1969. En su opera prima el joven artista expondría su habilidad técnica en la guitarra y una voz que sin adornos podía transmitir suavidad y ternura. Una mezcla que daría forma a canciones que se percibían personales y que transpiraban una tranquilidad melancólica, revelándose en cierta medida proféticas. Tal es el caso en Fruit Tree, donde sus letras comunican:

Olvidado mientras estás aquí
y recordado por un tiempo…
La fama no es más que un árbol frutal
muy poco sólido
nunca puede florecer…
Así los hombres de fama
nunca pueden encontrar una manera
hasta que el tiempo ha volado
lejos de su día de muerte

Five Leaves Left era en si mismo un disco maravilloso, con enriquecedores arreglos de cuerda en temas como Way to Blue, donde la voz de Drake, tan esencial en sus canciones personales, es en ocasiones opacada por una resonante e impetuosa sección de cuerdas que también se destaca en ‘Cello Song, y que en The Thoughts of Mary Jane, se une a instrumentos de viento para crear una de las más hermosas canciones del álbum.

Time Has Told Me, sin embargo, es la mejor canción del álbum. Se trata de un poema al amor:

El tiempo me ha dicho que viniste con el alba
Un alma sin huella, una rosa sin espinas
Tus lágrimas me dicen que realmente no hay manera
de terminar tus problemas con cosas que puedas decir
Y el tiempo te dirá que te quedes a mi lado
para seguir intentando hasta que no haya más que esconder

Sin embargo, el álbum fue un rotundo fracaso comercial. Las ventas fueron escasas y Nick Drake moriría tan solo 5 años después del lanzamiento del disco. Su historia es una lamentable tragedia, pero su obra -que incluye tres álbumes de estudio- sería re-descubierta años más tarde para ser apreciada y atesorada.

Drake se vio emocionalmente afectado al no obtener los resultados esperados en el público con su debut. Sin embargo, tendría la oportunidad de reivindicarse comercialmente con un segundo álbum editado en 1970 y titulado Bryter Layter.

Como el objetivo era alcanzar popularidad, la producción del álbum se centró en crear canciones con un sonido más optimista y con atractivo radial; esto sería mucho más evidente en temas como Poor Boy, que contaba con voces que evocan el más distintivo estilo del soul y la incorporación del saxofón como complemento, y en la canción que da título al álbum y Sunday, instrumentales de tono menos personal pero igualmente exquisitos con flauta, guitarra, bajo y una sección de cuerdas; y en Northern Sky, que resulta una de las canciones más alegres y optimistas en toda la discografía del artista.

Bryter Layter es un disco que crea lentamente una estética barroca y el atractivo pop es evidente en su instrumentación pero en sus letras se percibe un tono personal y triste. En la canción Hazey Jane II, por ejemplo, Drake explica su incapacidad para comunicarse con otras personas, mientras que evidentemente le resulta mucho más fácil expresarse a través de sus canciones.

Vamos a cantar una canción para Hazey Jane
Ella está en mi mente otra vez
Si las canciones fueran líneas en una conversación
la situación estaría bien

Y en One of These Things First, el joven cantautor se muestra derrotista, y que al descubierto su tristeza al no poder desarrollar su potencial.

Pude haber sido marinero, haber sido cocinero
Un verdadero amante de la vida, pude haber sido un libro
Pude haber sido una señal o poste, pude haber sido un reloj
Tan simple como un hervidor, firme como una roca
Yo podría estar aquí y ahora
Yo sería, yo debería ser, pero ¿cómo?

El sello discográfico Island Records, creía que el fracaso comercial del debut se debía en parte a la falta de publicidad y con Bryter Layter optarían por remediar esto otorgando entrevistas, apariciones en la radio y presentaciones en vivo. Pero Drake se halló incapaz de manejar este tipo de relaciones sociales, el artista no daba entrevistas ni conciertos y con excepción de una sesión radial con el mítico John Peel, tampoco se presentaba en estaciones de radio. Lo que haría que Bryter Layter contara con la misma suerte de su predecesor. Las ventas casi inexistentes del álbum terminarían de sumir al cantautor en la depresión, una enfermedad que comenzaría a tratar con antidepresivos, y que ligado a su alto consumo de marihuana, terminaría aislandolo de sus familiares y amigos.

Nicke Drake parecía haber llegado al final de su carrera.

Sin embargo, hacia finales de 1971, Drake entraría al estudio unicamente acompañado del ingeniero de sonido John Wood; y en tan solo dos noches grabaría su último disco titulado Pink Moon.

En Pink Moon no existe falencia alguna. Y lo digo convencido de que no es una exageración. Pink Moon es un disco perfecto de principio a fin. Una auténtica obra maestra en la que Nick Drake derrama su alma entera en 29 minutos profundamente personales compuestos por 11 canciones melancólicamente hermosas.

Atrás quedaron los arreglos barrocos con sección de cuerdas y el acompañamiento de instrumentos como el saxofón o la flauta de sus discos anteriores. El artista regresa a su esencia, su voz y su guitarra. En Road y Free Ride su virtuosa técnica en la guitarra deslumbra y con Horn, una deliciosa pieza instrumental de una ternura inigualable y capaz de derretir corazones.

En cuanto a las letras, Pink Moon también deja en evidencia el deterioro de la salud emocional del artista en canciones como Place to Be.

Y yo era verde, más verde que la colina
donde crecían las flores y el sol brillaba
Ahora soy más oscuro que el mar más profundo
Solo entrégame, dame un lugar para estar

Pero Pink Moon vendió menos que los dos discos anteriores. Irremediablemente era el fin para Nick Drake.

En 1974, el cuerpo sin vida de Nick Drake fue encontrado por su madre en su habitación. De acuerdo con el reporte oficial, la causa de la muerte fue una sobredosis de antidepresivos. Aún se desconoce si la muerte fue accidental o si Drake optó por terminar con su vida.

Me pregunto ¿Qué pudo haber sido de su arte? Y no hay respuesta, jamás lo sabremos. Pero sabemos que en sus tres discos, Five Leaves Left, Bryter Layter y Pink Moon, tenemos un verdadero tesoro musical que le otorgó a Nick Drake la inmortalidad artística.

Enero 16, 2019

Andrés Cárdenas


Ver más publicaciones

Archivo Los Esenciales El Mix El Radar Artículos